¿Qué hacer si no puedes pagar las cuotas de coche? No todo está perdido

06/12/2018  |  Leer en 10 minutos Hernández, A. Compraventa

Seguramente sabrás que caer en la falta de pago del préstamo de tu coche no es una buena idea. Pero las crisis en la economía personal son uno de esos factores al que todos estamos expuestos, y el temido día en que un imprevisto no te permite cancelar alguna de las cuotas de tu crédito podría llegar cuando menos te lo imagines.

Coche de color rojo

Un comprador debe evaluar muy bien su capacidad de pago antes de adquirir un auto                                     

Por lo general el error en el que cae el comprador consiste en sobreestimar su capacidad de pago comprando un vehículo con un precio superior al que realmente puede pagar. Cuando los plazos son muy largos la situación empeora, pues es durante los primeros años del acuerdo cuando el grueso de los pagos son destinados a saldar intereses y lo que se amortiza del valor del auto es muy poco. Ocurre entonces que el impacto de la depreciación inicial es muy alto y si no se sigue al pie de la letra el calendario de pagos, el comprador podría quedar debiéndole a la entidad que le prestó el dinero mucho más de lo que acordó inicialmente, sumergido en pagos de intereses.  

Lo más sensato para un comprador es que antes de adquirir un coche, o una deuda en general, evalúe muy bien su capacidad de pago y también sumarle montos de posibles eventualidades. Intereses de ley que se generan por la apertura del seguro, anualidades, las placas y otros gastos se ubican por lo general en la letra menuda del contrato, así que está siempre pendiente a estas variables que no siempre te cuentan los prestamistas. Además procura no destinar más del 20 % de tu ingreso a la compra ni de un auto no de cualquier activo.

Bajo un escenario en el que sea inminente la falta de pago se te hará extremadamente difícil finiquitar el préstamo automotriz que acordaste, pero tranquilo, a continuación te damos algunos consejos para liberar el abominable crédito automotriz en el que te metiste. Automexico te advertimos algunas recomendaciones pueden llegar a ser difíciles, pero ten en cuenta que dentro de lo malo de la situación, serán las mejores opciones a tu alcance.

Comencemos ahora:

Calculador

No siempre es una buena idea alargar el plazo del crédito

1. Pide refinanciar la deuda

La opción de negociar con tu prestamista será la primera baza que debes aprovechar en tu favor. En la búsqueda de las mejores opciones puedes ampliar el monto, cantidad o plazo del crédito. Recuerda que no siempre es una buena idea alargar el plazo del crédito.

Es una buena idea llegar al banco con una oferta de su competencia que te beneficie para fijar perspectivas en tu favor.  

Plantéale con sinceridad a tu entidad financiera el problema por el que estés pasando, así podrás negociar de acuerdo a tus posibilidades y, en el mejor de los casos, podrías reducir el pago de intereses en ciertos conceptos, lo que en términos absolutos te permitiría pagar menos. Recuerda que al banco lo que le interesa es cobrar dinero por concepto de intereses y preferirá cobrar un poco menos pero al fin y al cabo seguir cobrando sin perder un cliente.

2. Pide prestado

Compra un auto

Si tu historial crediticio es bueno, mayores posibilidades tendrás de obtener un nuevo crédito

Si el prestamista original se niega a un refinanciamiento o renegociación de la deuda puedes acudir a otras instituciones financieras que estén dispuestas a prestarte dinero. Mientras mejor sea tu historial crediticio mayores serán posibilidades de obtener el nuevo crédito. En este punto debes tomarte un tiempo para analizar junto a una calculadora los montos que entran y los que salen a tu cuenta. Las instituciones más pequeñas suelen ser más receptivas en este tipo de situaciones que las grandes y llamativas.

3. Arrienda el coche

Puedes llegar a un acuerdo temporal con alguien que necesite movilidad, en el que tú sigues siendo el dueño del coche pero la persona a la que le consignas el auto pague las cuotas de tu deuda por el alquiler del auto. Es mejor alquilar que perder el coche y aunque veas pasar a otro conduciéndolo, podría resignarte el hecho de que tú eres el dueño en la distancia.

4. Vende el auto

Un hombre da una llave de auto a una mujer

Vender te librará de los tan temidos intereses sobre intereses

Puede sonar doloroso, pero si ya has agotado las anteriores recomendaciones, es que ha llegado el momento de deshacerte del automóvil y por consiguiente de la deuda que lo envuelve. En este punto estás con el “agua hasta el cuello” y se te agotan las posibilidades de salir airoso de esta situación sin “salvavidas”. Recuerda que un auto es un objeto pasajero, pero tu record crediticio te perseguirá toda la vida.

Ciertamente nadie te comprará un auto con una deuda que a todas luces lo hará pagar más que el precio de mercado. Ningún comprador, por muy interesado que esté, estará dispuesto a adquirir la totalidad de tu deuda, por lo que deberás seguir pagando un monto a pesar de la venta. Pero este monto será muy inferior al de la totalidad del préstamo y sus tan temidos intereses sobre intereses.  

5. Regresa el auto

Dos hombre están chequeando un auto

¿Qué hacer si no puedes pagar las cuotas de coche? No todo está perdido

Si lo anterior no te funcionó ha llegado la hora del último recurso. Regresar el coche. Recuerda que en este punto lo que viene es el embargo y no puedes darte ese “lujo”. Debes devolver el auto antes de que la entidad financiera decida quitártelo por las malas y además de esa penosa situación tendrías que pagar penalizaciones adicionales.

Con estoicismo asume que no pudiste, que calculaste mal y preséntate ante tu acreedor para entregar las llaves. Quizá hayas perdido una batalla pero no la guerra.

Si tu situación económica no es de abundancia, recuerda que siempre está la opción de comprar un auto usado, que es más económico y el rendimiento podría ser muy bueno. La idea es que los desembolsos que tengas que hacer por tu medio de transporte sean los más bajos posibles.

Ninguno de los consejos que acabamos de darte excluye a otro. En algunos casos será la combinación de algunos de ellos lo que determine la solución a tus problemas.

Debes estar atento a los problemas antes de que se presenten y así remediar la situación con un margen de tiempo suficiente para que no quedes atrapado en compromisos que no puedas pagar y que en definitiva dañarán de por vida tu historial crediticio.

>>> Haz clic para leer más consejos y tips de compra y venta de autos que debes saber

También te puede interesar